La Terapia Sistémica es una metodología que se aplica para el tratamiento de conflictos y disfunciones generados por las interacciones que se suceden entre los miembros que componen un determinado sistema.

A lo largo de la vida se nos van presentando dificultades y dilemas ante situaciones vitales relacionadas con personas significativas y en nuestras relaciones sociales.

Este sistema relacional, está en constante movimiento de tal forma que cuando miramos al sistema desde una mirada más amplia, también podemos observar cómo se produce la comunicación, los roles que jugamos, los patrones que se van repitiendo y los problemas emocionales, de adaptación o de relación.

La Terapia Sistémica permite la comprensión de los individuos dentro de un contexto, como una red interconectada de relaciones afectivas y emocionales entre todos y cada uno de sus miembros.

Sus técnicas terapéuticas se pueden aplicar a cualquier “sistema” ya sea una pareja, una familia, un equipo, una organización, una empresa, un contexto educativo, etc.