Durante muchos años se creyó que a partir de cierta edad las neuronas ya no se renovaban más.

Las últimas investigaciones de la neurociencia han demostrado que nuestro cerebro se puede regenerar mediante su uso y potenciación.

Los seres humanos podemos crear nuevas neuronas a lo largo de toda la vida mediante el esfuerzo mental. Se ha demostrado que “dependiendo de la naturaleza de la actividad mental, las neuronas nuevas se multiplican con especial intensidad en distintas zonas cerebrales. Las nuevas neuronas van a parar a las zonas del cerebro que mas usamos.”

Esto es lo que se denomina “Neuroplasicidad”. La actividad puede moldear la mente.

“Esto demuestra la importancia de mantener una actividad mental intensa, conforme avanzamos en edad”.

Mientras el ejercicio físico protege nuestra salud cardiovascular, el ejercicio cognitivo protege nuestra salud cerebral de la demencia y de la senilidad.

Se ha observado que a medida que avanzamos en edad aparece un deterioro mayor en el hemisferio derecho que en el izquierdo. Esto ocurre porque en la vida diaria utilizamos más el hemisferio izquierdo, encargado de las tareas lógicas, aprendidas y consolidadas.

Lamentablemente, esta forma de trabajar según patrones repetitivos hace que desactivemos una zona muy valiosa, el hemisferio derecho, encargado de aprender lo nuevo, del pensamiento visual, perceptivo y de las tareas creativas.

La estimulación cognitiva que deriva del utilizo del hemisferio derecho es la que permite una gimnasia mental que crea la neuroplasticidad, una técnica que nos permite ampliar la imaginación, concentración y comprensión conduciéndonos a la “Sabiduría”.

Objetivos:

– Evitar el deterioro cognitivo, proteger la salud cerebral.

-Ampliar la inteligencia, concentración, memoria y cognición, aportando nuevas herramientas y dimensiones a la existencia.

Contenidos: 

– El cerebro: sus mitades derecha e izquierda.

– El paso del lado izquierdo al derecho.

– El funcionamiento de la mente. Técnicas de flexibilización del pensamiento.

– El pensamiento lateral. Aprender a pensar de forma creativa.

– La respiración creativa. Formación y crecimiento de nuevas ideas.