La verdad es que en nuestra mente, quien realmente tiene el poder es el INCONSCIENTE, es millones de veces más poderoso e importante que la mente consciente. ¿Lo sabias?

Utilizamos el inconsciente el 95 % del tiempo, pero no lo podemos controlar: 
¿alguna vez has intentado parar el latido de tu corazón? ¿lo has conseguido?

Aunque NO puedas controlar tu inconsciente, la buena noticia es que SI puedes REPROGRAMARLO, modificando los programas mentales erróneos y recreando toda tu vida emocional y física.