La mayoría de los psicólogos tratan la mente como separada del cuerpo, inversamente, hay médicos que tratan al cuerpo como desvinculado de la mente y las emociones.

Pero el cuerpo y la mente no están separados y no podemos tratar ni entender a uno sin el otro.

Las últimas investigaciones científicas demuestran que cada uno de nuestros pensamientos produce la descarga de una sustancia química que influye en cómo nos sentimos, la consecuencia es que nuestro cerebro responde de inmediato ante los estímulos emocionales.

Los pensamientos y las emociones afectan nuestro cuerpo.

Por eso, la manera en que nos sentimos físicamente en un momento dado está relacionado con los pensamientos que tenemos en esos momentos.

Las enfermedades son una metáfora de las necesidades físicas y emocionales de nuestro cuerpo; cuando no hay una solución exterior a esa necesidad, hay una solución interior.

Realmente a lo largo de un día no satisfacemos todas nuestras necesidades fundamentales.

Cuando no las satisfacemos, nace una emoción. Si esa emoción se libera en el exterior bajo una forma artística, a través de la palabra, el baile o los sueños… todo va bien. Pero cuando el acontecimiento no está expresado, queda impreso muy adentro y el cuerpo será el último teatro de ese evento.

¿Lo adecuado para estar sano?

Revalorizar las Emociones, ser Consciente de ellas y aprender a Expresarlas de la forma mas adecuada en cada momento de nuestra vida.

 

 

Cuando no logramos gestionar nuestras emociones…

La verdad es que en nuestra mente, quien realmente tiene el poder…

Las últimas investigaciones científicas demuestra…