La palabra “intuición” proviene del latín “intueri“, que generalmente se traduce como “mirar adentro” o “contemplar”.

Se trata de la capacidad natural de todo individuo de adquirir conocimiento y comprensión sin interferencia del uso de la razón; un poder personal muy útil que nos abre las puertas a una visión más amplia y profunda del mundo.

La intuición se manifiesta como una función del hemisferio derecho del cerebro, nuestra parte mas libre y creativa y puede estar acompañada por sensaciones físicas, como hormigueo en la piel, constreñimiento en el estómago, aversiones inexplicables a personas o lugares, soluciones inspiradoras a los problemas, entre otras…

Aunque al desconocer su naturaleza, desarrollar y reforzar la intuición pueda parecernos una tarea complicada, existe una forma de activarla y potenciarla a nuestro beneficio y es a través de los sueños.

Eso es porque durante el sueño nos liberamos de inquietudes y ansiedades, nuestra parte racional por fin descansa, pero no nuestra mente que sigue funcionando.

Es ese el momento ideal para recibir intuiciones y, aunque las respuestas aparezcan en forma de símbolos, todas son pistas o señales que pueden orientarnos en nuestro camino y evolución, es por ello que no debemos ignorarlo.

En el sueño aparecer tus ideas más creativas, tus mejores intuiciones, las decisiones que debes tomar, los objetivos que debes alcanzar, el camino que debes seguir…

Al ir a dormir es el momento oportuno para formular una pregunta clara y precisa a tu inconsciente, que la grabará y comenzará, durante este período alfa, a poner en funcionamiento todo un programa de búsqueda para satisfacer tus deseos y encontrar la mejor solución para ti

 

Tu intuición está deseando ponerse a trabajar para ti, y tú

¿Quieres aprender a trabajar con ella?

 

Información e inscripciones: info@simonettacarta.com