Escuchar tu cuerpo puede mejorar tu vida.

Mientras la mente suele dispersarse detrás de recuerdos, pensamientos y planes de futuro, generando a veces dudas, malestares y conflictos, nuestro cuerpo, a través de los sentidos, nos ancla siempre al momento presente y nunca miente.

Cuando nuestra mente anda fantaseando en lo que será o lo que fue, solemos desconectarnos del ahora y en consecuencia del cuerpo.

Nuestro cuerpo siempre habla en presente pero también refleja nuestro pasado emocional y mental, el cual ha quedado grabado en nuestro funcionamiento orgánico, algunas veces de manera crónica si no sabemos corregir nuestras actitudes.

Así es, nuestro cuerpo comunica y refleja cómo nos sentimos y nos ofrece información constante sobre nuestro estado físico, mental y emocional.

Todos hemos experimentado como cualquier tipo de conflicto emocional altere nuestro organismo en gran medida, así como también hemos visto como nuestras sensaciones físicas influyen en lo que pensamos y sentimos.

Esto es así porque cuerpo y mente están íntimamente relacionados, formando una unidad inseparable y afectándose mutuamente.

Por todo esto es de vital importancia desarrollar nuestra Conciencia Corporal y profundizar en la escucha de los mensajes de nuestro cuerpo.

Mejorando nuestra posición y aliviando tensiones corporales podemos incidir directamente en nuestro estado anímico y finalmente en la gestión de nuestras emociones.

Al tomar mayor conciencia de nuestro cuerpo centraremos la atención en nuestras percepciones sensoriales, y eso nos permitirá vivir el momento trayendo nuestra atención en el aquí y ahora, relajando en consecuencia la mente.

Al ser conscientes de nuestro cuerpo también seremos conscientes de nuestros límites.

Respetando esos límites, respetaras tu cuerpo y te respetaras a ti.

Además muchos estudios científicos afirman que el movimiento consciente reduce el dolor.

En el momento en que el dolor se reduce, o aún mejor, desaparece, la imagen de nosotros mismos y nuestras capacidades cambia, llenándonos de vida y confianza hacia el futuro.

A través de los ejercicios de Consciencia Corporal vamos a despertar el cuerpo y «forzarlo dulcemente» a que realice ciertos movimientos que ya están grabados en tu interior pero para los cuales has perdido la practica.

Se trata de una practica sencilla y placentera que, casi sin esfuerzo, tiene efectos altamente beneficiosos para la salud física, mental y emocional.

Destaca su eficacia sobre el sistema nervioso consiguiendo calmarlo y reequilibrarlo, mejora la circulación sanguínea y linfática permitiendo mas oxigenación, coherencia y claridad mental, muy útil para conseguir la calma y reducir el estrés.

Centrando tu atención en tu cuerpo y observando sin ningún juicio el proceso, colocaras al mismo nivel el cuerpo y la mente y podrás funcionar como un todo y no por partes separadas, concibiendo por fin el equilibrio.

Esta practica no tiene ninguna contraindicación y es aconsejada para un publico de todas las edades fortaleciendo y manteniendo la elasticidad del cuerpo y de la mente.